Redes sociales y emprendimiento, un aliado con futuro. Entrevista a ex alumnos de la PUCV y fundadores de AnaliTic.

Tweet, post, like, TT o instapic son solo algunas de las palabras que la sociedad ha ido incorporando en los últimos años a una velocidad de vértigo en las conversaciones en la calle, en la casa o en el trabajo. Esta tendencia responde a la importancia que las redes sociales han ido adquiriendo en Chile y todo el mundo. No sólo como plataformas de comunicación social entre amigos, sino como potentes herramientas de comunicación e información para el mundo empresarial. El antiguo boca-oreja se ha trasladado al mundo online y esto ha multiplicado los retos a los que se enfrentan las instituciones para gestionar su imagen y reputación también en el mundo offline.

Hace ya cuatro años Rodrigo Alfaro, Jorge Gálvez y Renato Vanzulli, exalumnos de la PUCV, captaron la necesidad que tenían las marcas de adaptarse a este nuevo paradigma. Con mucha determinación y espíritu emprendedor decidieron crear AnaliTIC, un proyecto que contó con el apoyo de Chrysalis, la incubadora de negocios de la PUCV. Conversamos con Jorge y Rodrigo sobre este emprendimiento.

•    ¿Qué es AnaliTIC?

Jorge: “AnaliTIC es una empresa de tecnología cuyo objetivo es entregar a sus clientes (en su mayoría gerentes de marketing y de operaciones) información precisa, oportuna y sintética que les permita tomar decisiones de acuerdo a lo que se está hablando en la red sobre un determinado producto, persona o marca”.

•    ¿Cómo surgió la idea?

Rodrigo: “Hace 4 años trabajamos juntos en la Escuela de Ingeniería Informática en un proyecto de título probando diferentes técnicas de análisis automático de texto. Cuando Jorge egresó pensamos en implementar una tecnología similar y ofrecérsela a futuros clientes para ayudarles frente a la creciente infoxicación (fenómeno que describe la intoxicación por sobreexposición a la información)”.

•    AnaliTIC cumple este año 4 años… ¿Qué balance hacen de esta primera etapa?

Rodrigo: “Hacemos un balance interesante. Cuando uno mira hacia atrás dice ‘partimos con nada y hoy día hay una empresa con personas trabajando y clientes, hay una máquina que está funcionando’. Si uno analiza año a año, hay etapas más o menos complicadas, como el momento en que debíamos conseguir inversionistas, pero también hubo buenos momentos, como cuando ganamos varios proyectos que nos han ayudado a apalancar el desarrollo e ir sentando bases firmes. Con el crecimiento de datos que hay actualmente esperamos seguir creciendo en un futuro”.

•    ¿Hacia dónde va el mundo de las redes sociales?

Rodrigo: “La especialización, la integración y la geolocalización son los conceptos más relevantes. Pongo un ejemplo: yo publico en una red X que estoy buscando un restaurante donde almorzar en Valparaíso. Eso seguramente irá a otra red específica donde haya gente que está opinando de restaurantes o dentro de una misma red va a haber un segmento específico que está escuchando y puede responder. Además, en la medida en que los restaurantes sepan dónde yo estoy, va a ser más fácil que me puedan ofrecer una promoción”.

•    En lo concreto ¿Cómo pueden las empresas aprovechar este potencial que les ofrecen las redes sociales?

Jorge: “Las empresas deben estar capacitadas para saber dónde ir a buscar el conocimiento que necesitan. En un principio, toda la gente compartía su contenido a través de Facebook, porque era lo único. Pero ahora, a través de Twitter, comentamos unas noticias, a través de Instagram podemos compartir la imagen de un producto y así van a salir distintos nichos donde estar comentando sobre cualquier producto o marca”.

•    ¿Dónde están los límites a la hora de analizar la información, atendiendo a criterios de confidencialidad?

Rodrigo: “Los límites los marcan las propias redes sociales y sus usuarios. Nosotros accedemos solamente a la información pública. Por ejemplo, a los mensajes y perfiles públicos de Twitter o a las páginas de Facebook, o fan page, de nuestros clientes empresas”.

•    ¿Cuáles son los principales retos a los que se han tenido que enfrentar para emprender?

Jorge: “Chile es un país muy centralizado, y al estar ubicados en Valparaíso no estamos tan cerca del día a día de nuestra industria. En ese sentido, hemos tenido que adaptarnos y pasar la parte comercial a Santiago”.

Rodrigo: “Otro reto al que nos hemos enfrentado es a entender el lenguaje de los clientes. Nosotros veníamos del área de tecnología y nos empezamos a dar cuenta de que entender la lógica del marketing es un proceso gradual que se aprende de a poco. Lo bueno es que esto también nos ha ayudado a ir mejorando el producto”.

•    ¿Cómo los ha ayudado Chrysalis en el proceso?

Rodrigo: Cuando Chrysalis nació hizo un primer concurso de ideas, y eso también nos empujó a pensar en este emprendimiento. Vimos la oportunidad de presentar una idea, de validarla con un comité, y luego tener un apoyo para presentarnos a un capital semilla de CORFO. Egresamos de Chrysalis el año pasado como una empresa más madura y, en mi caso, ahora soy mentor para otros emprendedores que están iniciando”.

•    ¿Y la PUCV? ¿Qué les enseñó?

Jorge: “En mi caso, me ofreció una visión global y me entregó las herramientas para manejar un proyecto. Además, creo que las relaciones personales que existen dentro de la Universidad, así como el inculcar la importancia del trabajo en equipo, son los valores más diferenciadores de la PUCV”.

Rodrigo: “Desde mi experiencia, lo que se intenta es dar la visión global de las cosas, un pensamiento sistémico, comprender los problemas e identificar las causas para poder resolverlos pensando en el contexto y a largo plazo”.

•    Para terminar, ¿Qué consejo le darían a otros exalumnos de la PUCV que estén pensando formar una empresa?

Jorge: “Hoy en día existen muchas redes de emprendedores que están buscando lo mismo que tú. Existen redes sociales enfocadas a buscar gente que se pueda complementar y existen muchos fondos para obtener capital para iniciar el proyecto”.

Rodrigo: “¡Qué lo hagan! Emprender hoy día es muy diferente que hace 20 años”.

Escrito por Felipe Garcia